23 ene. 2018

¿Qué me está pasando?

No escribo esta entrada como intento de post super cool, más bien es algo para hablar conmigo misma. La presión de las últimas semanas han conseguido que tenga que dejar de lado muchas cosas, y este post es un poco para sentar cabeza y decir "vale, ¿por dónde íbamos?".

He estado desaparecida por aquí casi un mes, algo inteligible, puesto que he pasado por una época de trabajos, exámenes, presión, estrés, agobios, ansiedad, comer encima del portátil para ganar un poco más de tiempo... Pero, siento que mi estar desaparecida ha ido más allá de eso. En este tiempo he tenido un sinfín de emociones/pensamientos/sentimientos encontrados respecto al blog. He sentido una falta de motivación brutal. He pensado que pierdo el tiempo escribiendo aquí mientras puedo darle otro repaso al siguiente trabajo a entregar, sobre todo porque me ha parecido en ocasiones que detrás de esta pantalla no hay nadie interesado en lo que escribo. He tenido una falta de inspiración tal que no se me ocurrían nuevas ideas para escribir. He sentido que necesitaba tiempo sólo para mí. Si me seguís en twitter sabréis que lo dejé de lado durante un tiempo (y aún).

La lista de libros que tengo para leer es casi infinita, y con ello, también es infinito el agobio por terminar libros de autores que están esperando una reseña de su libro. Esto me ha hecho pensar que leo muchos libros por "obligación" en vez de leer lo que yo pienso que me va a aportar algo o simplemente lo que me apetezca. Obviamente no es por obligación, pero al fin y al cabo es llegar a un acuerdo con un autor que hay que cumplir. Es por esto que he pensado en dejar de colaborar, y aún no lo sé seguro, pero lo más probable es que terminando las colaboraciones que tengo pendiente, no haya ninguna más. Es tiempo de leer lo que el cuerpo pida y nada más.
En las últimas entradas a penas he tenido feedback de lectores, y al principio pensé en dejar el blog porque pensaba que perdía el tiempo. En mis días de agobios he reflexionado y reflexionado, hasta que he recapacitado: ¿por qué abrí el blog? Para compartir lo que me gusta, con el único objetivo de divertirme y disfrutar. Algo he estado haciendo mal, puesto que en los últimos meses en el blog, no me sentía igual de segura de ello. Es por eso que he decidido que se acabaron las entradas que realmente no quiero publicar por el simple hecho de que no me identifican.

Relacionado con esto último, tomé la decisión de cambiarle el nombre a la cuenta de instagram que tenía para el blog. No quiero tener una cuenta de bookstagram porque tampoco me identifica. Tampoco quiere decir que no haya posts de libros. Es por eso que le puse el nombre de "Diario de una ingeniera entre letras". Le di un toque que creo que es más personal y más mío. Ahora no solo publico sobre libros, sino también sobre cosas de la universidad, de los estudios, de series, de mí, en definitiva (lo que me apetece).
Y hasta aquí puedo leer. Como veis, esto es sólo un mero intento de clarificar mi mente. No voy a desaparecer (por ahora), pero sí que digo que voy a estar cuando yo quiera/pueda, y que sólo publicaré sobre lo que yo quiera, me sienta cómoda y me identifique.